15 may. 2013

Mascarilla exfoliante

Buenos días a todos mis bliggeros ^^ ya estoy aquí de nuevo para hablaros de un tema muy interesante a nivel de estética facial. Seguro que muchos ya las conocéis, os hablo de las "mascarillas exfoliantes faciales", pero os voy a comentar porque son buenas, algunas recomendadas caseras y algún tip según tipos de piel.



Exfoliar significa dividir una cosa en láminas o escamas, por ello cuando hablamos de exfoliar la piel, hacemos referencia al hecho de deshacernos de la capa superior de nuestro rostro. Con ello lo que conseguimos es eliminar la capa superficial de nuestro rostro que ha ido reteniendo las impurezas del ambiente, de nuestro propio organismo, etc.

Las mascarillas exfoliantes sirven para que nuestro rostro se limpie, eliminando la obstrucción de los poros y la consiguiente aparición de puntos negros o espinillas. Además, nuestra piel se queda tersa y suave, ya que dejamos al exterior una capa de piel nueva que no ha sido adulterada.

Mascarillas exfoliantes caseras
  • Para pieles grasas: 1 yema de huevo, 1 cucharada de miel y bicarbonato sódico (o sal marina). Se mezcla todo hasta obtener una pasta y se aplica sobre el rostro con suaves masajes en círculos durante 10 minutos. Esta mascarilla ha de utilizarse una o dos veces a la semana nada más, porque el cloruro sódico es muy alcalino y no queremos dañar nuestra piel.
  • Para pieles normales o sensibles: 1 cucharada de miel y azúcar o avena. El procedimiento es el mismo que en el caso anterior, y también se puede realizar una o dos veces por semana.
  • Para cualquier tipo de piel: fresas, 1 cucharada de yogurt natural y avena o azúcar. Mismo procedimiento que en los casos anteriores solo que debéis colocar los ingredientes en el orden en que os los he nombrado porque es más fácil crear la mascarilla.

La verdad es que exfoliantes caseros hay muchísimos, he elegido esas tres recetas para que tengáis una guía, pero si prefería haceros una exfoliante ideal para vuestro tipo de piel los pasos a seguir son estos:
  1. Cerciórate de tu tipo de piel: graso, normal, o sensible.
  2. Ten en cuenta tu nivel de hidratación: hidratada, media o escasa.
  3. Elige un producto granulado que pueda servirte de exfoliante acorde a tus características: bicarbonato sódico y sal para piel grasa, azúcar o avena para pieles normales o sensibles.
  4. Busca productos que le sirvan a tu tipo de piel: si tienes poca hidratación harás una crema con base de productos hidratantes como la miel o frutas jugosas, si la tienes sensible procura ponerte productos que puedan cuidarla como la leche o aceite de rosa mosqueta.
  5. Y para finalizar haz tu propia mascarilla ideal para tu piel. Puedes añadir algún producto proteínico como el huevo.

Aunque las mascarillas exfoliantes dejan el rostro impecable, no es aconsejable utilizarlas más de lo debido porque nuestra piel no necesita tanta depuración. Si tienes el rostro muy graso, puedes exfoliar 1 o 2 veces por semana, pero si lo tienes sensible te aconsejo que sea 1 vez a la semana o cada dos semanas.

Por último, deciros que tras la exfoliar la cara se queda muy sensible a las radiaciones solares y las suciedades, por ello os aconsejo utilizar siempre un protector solar adecuado aunque después os maquilléis encima. Así vuestro rostro no sufrirá.


Y nada mis chicos y chicas, esto era lo que tenía para comentaros hoy ^^ espero que os haya gustado el post y os sirva para tener un rostro envidiable!! Os dejo el facebook del blog para los que queráis agregaros y no perderos ninguna actualización :).. Nos vemos en el próximo post!! muackkks

2 comentarios:

  1. amo esta pagina de verdad son un fenomeno oculto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias cariño, me alegro mucho de haber podido ayudarte ^^

      Eliminar