3 nov. 2013

Buena higiene bucal

Buenas noches a todos mis chicos y chicas ^^. El otro día os hablaba un poco de la composición de los dientes y su colocación ideal. Hoy vamos a ser más prácticos hablando de buenos hábitos de higiene bucal.



Una buena higiene bucal es fundamental a la hora de tener una sonrisa perfecta. Un buen cepillado o el uso del hilo dental acompañado de un enjuague bucal nos ayudará a mantener nuestra boca sana y libre de caries, mal aliento, sarro, manchas, etc. Así, veamos una serie de cuestiones:

1. Cepillado de dientes
A la hora de lavarnos los dientes, es fundamental que nuestro cepillo sea capaz de llegar a todas las partes de la boca, sin evitar ninguna. Lo correcto es cepillarse los dientes después de cada comida, pero como mínimo debemos lavarlos una vez al día, puesto que pasadas las 24 horas, la comida acumulada se convierte en bacterias que destruyen los dientes.

Muchas personas olvidan la importancia de cepillar las encías y solo insisten en los dientes. Si no las cepillamos, éstas acumulan los restos de comida dentro, lo que provoca una infección en las encías y su consiguiente hinchazón. Unas encías sanas son fundamentales porque recordad que ellas cubren la raíz de nuestros dientes y si se debilitan nuestros dientes también lo harán.

Hay casos más extremos en los que no se lavan ciertas zonas de la boca y ocurre lo mismo que con las encías: el comienzo es una acumulación de comida que provoca infección; y con el tiempo, dicha infección se irá acumulando sobre los dientes creando el denominado "sarro".


2. Hilo dental
El hilo dental es el acompañante ideal del cepillo de dientes puesto que llega a zonas donde éste no puede llegar. Estamos hablando de las ranuras que hay entre diente y diente donde se acumula la comida. Por ello es fundamental utilizarlo como mínimo dos veces en semana.

El uso del hilo dental puede parecer un poco tedioso, pero la mayoría de la comida se acumula en esas pequeñas ranuras y no la vemos. Mayormente es la culpable de que se generen bacterias en nuestra boca, puesto que pasa más tiempo del normal "oculta".


3. Enjuague bucal
Este paso no es necesariamente fundamental en el cepillado diario pero supone una ayuda, que nunca viene mal. El enjuague bucal se encarga de eliminar el resto de bacterias que pudieran quedar en la boca tras el cepillado: tal vez bajo la lengua o sobre ella, en las amígdalas, etc.

Por ello, si podéis además incluirlo en vuestra rutina diaria, os aseguraréis un aliento fresco y una sensación de limpieza profunda.


Con estos tres pasos bien realizados podréis estar seguros que vuestra boca se encontrará saludable, y aunque requiere un poco de tiempo (el cual tampoco es tanto) pensad que estáis invirtiendo en belleza, que siempre da más ánimos. No olvidéis que lo más básico es lo fundamental de cualquier belleza natural. 

Así que nada mis chicos y chicas, espero que este post os ayude por lo menos para orientaros si estáis haciendo algo mal, o sentiros orgullosos si no :). Os dejo la página de facebook para quien no quiera perderse una publicación y nos vemos en el próximo post, muackkkss.

No hay comentarios:

Publicar un comentario